Teléfono

+34 679 581 694

Correo electrónico

qishiatsucarolinavalle@gmail.com

Horario comercial

Lun - Vier (10.00-21.00) Cita Previa

El Shiatsu, durante el embarazo, armoniza no sólo el cuerpo de la madre sino también el de su bebé, y en el momento del parto contribuye a aliviar la intensidad de esta fase tan importante, así como en la fase del postparto.

A través del Shiatsu se trabaja sobre el cuerpo físico, energético y emocional de la mujer embarazada que está pasando por grandes cambios.

Primer trimestre:

En este período se podría aplicar Shiatsu de una forma muy suave, ya que es un período muy delicado y hay que evitar tocar ciertos puntos contraindicados, sin embargo en la etapa final del embarazo, esos puntos pueden ayudar a tener un buen parto. 

Beneficios en el primer trimestre
– Disminución de las náuseas y vómitos
– Mejora las digestiones y aversión a ciertos alimentos
– Alivio de dolor de cabeza

Segundo y tercer trimestre:

A partir del primer trimestre, pueden ir apareciendo otras molestias debido a los grandes cambios hormonales y físicos propios del embarazo.

Beneficios en el segundo y tercer trimestre
– Alivio de dolores de espalda y ciática
– Reduce la hinchazón de piernas y tobillos
– Favorece la disminución de calambres
– Ayuda al estreñimiento y evita la aparición de hemorroides o mejora su estado
– Calma y relaja la mente, disminuyendo estrés, ansiedad y palpitaciones
– Alivio de los síntomas de acidez y ardor de estómago

Durante el parto:

En esta fase, los puntos contraindicados en el primer trimestre, son ahora muy importantes para ayudar a la inducción del parto y a que éste avance de una forma más favorable y acompañe al proceso por el que esté pasando la mujer. Conocerlos y aplicarlos durante esta fase ayudará a aliviar el dolor y a tener un efecto tranquilizador.

Fase de post-parto:

Recibir Shiatsu tras el parto ayuda a recuperar la energía y a que el cuerpo se recupere más rápidamente así como a afianzar la conexión con el bebé.

Beneficios en el postparto
– Ayuda a la recuperación de las paredes internas del útero, reduciendo los entuertos y loquios.
– Ayuda a la recuperación física y emocional, disminuyendo la depresión postparto
– Alivio de contracturas y dolores musculares
– Facilita el sueño
– Resuelve problemas relacionados con la lactancia
– Establece un equilibrio emocional que se transmitirá al bebé.

Cuando la mujer embarazada alcanza el equilibrio de su cuerpo, conseguirá emitir a su bebé la serenidad que él tanto necesita para crecer sano en su vientre, y venir al mundo de una forma más tranquila.


El Shiatsu NO SUSTITUYE NI EXCLUYE asistencia o TRATAMIENTO MÉDICO prescrito por un profesional sanitario